Sebastián Tognocchi

Sebastián A. Tognocchi (Buenos Aires, 23 de Agosto 1984), es Licenciado en Ciencias Políticas, Técnico en Comercio Exterior, Coordinador General de OMEGA Producciones & Gira de Bares, y escritor. En el año 2014, Editorial Luhu -de Alcoy, España- lanza a la venta en Europa “Saga Ragnarök – Liberación”, el primero de los tomos de una trilogía nórdica.

 

En 2017 el autor presenta a diferentes editoriales su última novela “El Problema de la Fe – Pacto de Vida”, el primer tomo de una trilogía que combina el suspense y el esoterismo y en la cual se plantea una teoría religiosa diferente a la aceptada y pregonada por el cristianismo.

En la actualidad trabaja junto al escritor Alejandro J. Covello en el segundo tomo de la trilogía “Saga Ragnarök – El Sendero del Caído”, teniendo los derechos absolutos de la misma, como así también en el segundo tomo de la trilogía “El Problema de la Fe – Siervos del Destino”. Actualmente prepara un nuevo lanzamiento romántico – dramático, titulado “Excusas de un Amor”.

– Sebastián, a primera vista tu novela El problema de la fe parece un libro religioso, incluso la portada da esta imagen. Sin embargo no es así. Es un thriller intrigante, espiritual, incluso esotérico. ¿Por qué esta mezcla ingeniosa?

Antes que nada, permítame agradecerle por su espacio. Es, para mí, más que importante.

Lo cierto es que, “El Problema de la Fe” es una novela esotérica, que nace, en algún punto, de creencias muy propias y muy personales. Es por eso que, sin bien trata temas religiosos (y otros no tantos), no es un libro religioso, como tampoco una novela blasfema. Es, simplemente, una novela diferente. Por eso la portada contiene fotos de los lectores que se sumaron. Son todos lectores que han estado encantados en el pre-lanzamiento, colaborando con la misma.

-Sebastián en tu novela: hablas de la reencarnación. ¿Crees que existe?

Como explicaba en la pregunta anterior, la novela nace de creencias muy propias y muy personales. Pero si, personalmente creo en la reencarnación de los seres vivos. Justificando estas creencias, se desarrolla la novela.

En el argumento de tu novela planteas una teoría religiosa que difiere al cristianismo. ¿Es ficción o hay fundamentos reales en él?

Bueno, como suelo decir cuando tengo la oportunidad de hacerlo, aplaudo la crítica. Pero la crítica constructiva, el no aceptar lo que viene dado, solo porque viene dado. El no aceptar la herencia, por herencia. Está bien pensar. Está bien oponerse y expresarse, si es que uno, realmente, piensa diferente. La teoría religiosa que se plantea en el libro, toma muchas cosas del cristianismo, pero también difiere en otras. La fundamentación que usted busca, está en las mismas líneas de la novela.

– ¿Te has inspirado en algún hecho real?

Siempre existen esos pequeños relatos de círculos celosos y privados que hacen que a uno se le erice la piel.

– ¿Tuviste problemas con la iglesia o con algún creyente?

Con la iglesia, para nada. Pero insisto, no es una novela blasfema. Al contrario, creo que habla con mucho respeto de la religión cristina. Solo que plantea otras opciones. Otras alternativas. No todo es blanco o negro y comprendo a la religión moderna como inclusiva. Sin embargo, sí me han contactado muchos creyentes. Mucho revuelo se generó a partir del lanzamiento. Y, muy por el contrario, a favor de la novela. Muchos, muchísimos me tomaron como palabra autorizada, erróneamente, y contaron vivencias privadas, penas y situaciones. Me han pedido opinión. Han definido la fe de todas las formas posibles. Sumé casi dos mil seguidores en tres semanas… como para que tengan una noción de lo que generó esta novela.

-¿Eres religioso?

Soy un tipo religioso, a mi manera. Una vez más: tal vez no tome todo lo que nos bajan como la única verdad absoluta.

Tal vez sea tiempo de aceptar, tiempo de asumir. Tal vez sea tiempo de construir un verdadero cambio de una revolución cristiana desde sus bases.

 

-¿Crees que esta revolución sería posible?

Dios quiera y permita que así sea. Es tiempo, a mi parecer, de abandonar las viejas bases cristianas. El ser humano evolucionó. La medicina evolucionó. La ciencia, la forma de vida, las profesiones y el modo de sobrevivir. La educación misma evolucionó… ¿Por qué no la religión? ¿Por qué no poder, al menos, pensar en la posibilidad de que las cosas cambien? Creo que la revolución es posible porque, a diferencia de muchos, creo que la religión… es humana. La devoción a un Dios, es un acto humano. La fe, es un acto humano. No es blasfemo pedir un cambio.

-¿Qué es la fe para ti?

La fe es, para mí, el motor de la humanidad. Aquello que nos hace levantarnos cada día, dando más y más de uno, esperanzados en llegar a nuestros objetivos. La fe lo es todo, pero es un concepto humano. Fe, sin acción, es un adjetivo falto de contenido.

– El problema de la fe es la enorme falta de ella ¿Somos nosotros el problema de la fe? ¿Por qué se ha perdido tanto?

Insisto en que cada uno debe llegar a su respuesta. La novela va llevando al lector a través de una lectura y luego éstos deben conseguir sus propias definiciones. Particularmente sí, considero que son los hombres el problema de la fe. Es el hombre, su concepción de religión actual que no hace más que alejarse de los hombres mismos. Hoy la religión es exclusiva. Hoy se habla de un ser todo poderoso, cuando debería modernizarse el diálogo y sus ideas ¿Imaginan, cuan diferente podría ser el mundo, si Jesús hubiese sido asumido como un hombre? ¿Un ser humano? ¿Un ser terrenal, de carne y hueso, como todos, con la tremenda capacidad de cambiar la historia de la humanidad? Tal capacidad que hace que dos mil años después, continuemos hablando de él y de sus hazañas. Eso, sería una forma de modernizarse. De llegarle a la gente. De hacer que la gente confíe en sí misma, sin la necesidad de intervención divina que todos aguardamos…

-¿Qué soluciones existen para despertar el convencimiento de creer en lo que no se ve en las personas?

No se de soluciones. Se de alternativas. No conozco el resultado pero estoy convenido del camino. Humanizar a la iglesia y llevar un mensaje esperanzador a la gente, demostrándole, haciéndole ver que somos nosotros mismos los primeros que contamos con la capacidad de salvarnos. De que el creador nos dio esa capacidad y que no es blasfemar, sino creer en nosotros mismos. Tener fe en nosotros primero, para luego extenderlo. Autoestima. No soberbia.

-¿Qué busca la humanidad?

Esas son las preguntas que no tienen respuestas ¿Qué buscan ustedes? Tal vez debamos partir de la particular, y luego extender la visión.

-¿Qué crees que encontraremos al final de nuestros días?

Respuestas. Y ahí comprenderemos que nada era tan complejo como lo suponíamos.

-Y, finalmente ya sabes que tenemos una pregunta que hacemos a todos nuestros lectores: ¿qué libro te cambió tu vida?

Es una pregunta difícil. Desde El Secreto a El Vendedor de SueñosEl Alquimista a Padre Rico & Padre Pobre… toda obra tiene su encanto y llega a la vida de uno en el momento justo. Si pudiese decirlo… creo que el libro que cambió mi vida es el mío: “El Problema de la Fe”. En mi vida, hay un antes y un después de escribirlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *