Killing for a living in Ireland

Hoy hemos asistido a una charla sobre novela negra en Cork ( Irlanda) celebrada dentro del Cork World Book Fest.

Escuchar a estos tres autores en la Cork City Library ha sido un placer y nos han dejado un puñado de ideas sobre sus inquietudes, su proceso creativo y su problemática a la hora de enfrentarse a la escritura.

En Killing for a living hemos conocido a Alex Barclay, autora de ocho novelas negras, y de una novela para niños. Estudió periodismo y fue redactora de moda hasta que un día la pasión por escribir sobre crímenes fue más fuerte que la de escribir sobre belleza, y decidió dejar su trabajo y darse unos meses para escribir esa novela que ya llevaba meses gestando. Para su sorpresa la novela fue un éxito y nos ha contando, emocionada, cómo pasó de consultar las listas de los libros más vendidos a mirarlas y ver que su novela se encontraba entre ellos.

Su novela Blood Runs Cold ganó el Ireland AM Crime Fiction Award en el Irish Book Award 2009.

Alex cuenta que, cuando envió su primer escrito a su agente, solo tenía tres capítulos escritos y que cuando éste le pidió más tuvo que confesarle que ¡no tenía la novela terminada!

Sam Blake. Una escritora  a la que le costó arrancar, tal como ella misma dice. Empezó a escribir algo tarde, aunque eso es relativo ¿ verdad? y ya no ha habido quien la pare. Sam es el pseudónimo de Vanessa Fox O´Loughlin . Cuando debutó con su primera novela, Little bones, esta se mantuvo en el número uno de las listas de los 10 mejores libros en Irlanda durante ocho semanas. Todas sus novelas tienen como escenario Dublín y ha confesado también que tiene ayuda en casa ya que su marido es policía.

En cuanto a William Ryan, el tercero de los autores, sus novelas han sido premiadas en varias ocasiones y su personaje, el Capitán Korolev, se ha convertido casi en un emblema. William da clases de Crime writing la City University of London. Nos ha contado que todo su proceso creativo se basa en imágenes y que siempre tiene alguna en la cabeza, que acaba siendo una escena, y eso es lo que intenta plasmar. Además de las fotografías es de dónde saca la inspiración, dice que observándolas se hace una idea de cómo vestían, comían y se relacionaban las personas entre sí. Sus capítulos son cortos porque tan solo contienen una escena, a diferencia de Alex ya que los suyos contienen varias escenas y, coincide con él, en que el proceso de escritura, en su caso es visual, en el sentido de cómo imagina las escenas, al igual que Sam, que nos cuenta que ella también imagina la escena y a partir de ahí los personajes se mueven por la estancia .

Sobre el proceso de escritura Alex solo conoce el inicio cuando empieza a escribir y, hasta que no avanza algo más, no toma decisiones. Le disgusta cuando su editor le pide un avance de sinopsis de la novela completa antes de empezar porque ella aun no ha tomado todas las decisiones y le gusta poder hacerlo sobre la marcha. Por cierto, que recomienda Scrievner como procesador de texto a todos los escritores de novela, ya que facilita mucho el proceso. La sorpresa que Alex nos tiene guardada es que confiesa que cuando ella llega al final de la novela es cuando escoge al asesino y que, de este modo, igual que es una sorpresa para ella lo será también para los lectores.

Sam, en cambio, dice que cuando se enfrenta a la página en blanco conoce solo inicio y final y que lo demás lo va improvisando todo ya que sus personajes se desenvuelven solos, les deja libres y ellos van haciendo la historia. Casi igual que en el caso de William, que admite conocer poco de sus personajes y que así ellos mismos se van definiendo con sus actos.

Coinciden todos en que intentan ser muy rigurosos antes de ponerse a escribir con respecto a los detalles sobre armas, los procesos policiales, los detalles forenses…ya que cualquier despiste en ese sentido puede arruinar una historia y, en alguna ocasión los lectores, les han escrito para hacerles notar algún detalle que no les encaja. Insisten, nunca subestimar a los lectores, por eso se esfuerzan mucho en el proceso documental leyendo y haciendo contactos con médicos, abogados, policías y cualquiera que se preste a ayudarles.

Aconsejan a quien quiera escribir novela negra dos cosas: leer mucha novela negra y documentarse muy bien.

Y, no darse por vencido nunca, ya que aunque las nuevas tecnologías como los teléfonos móviles y el hecho de que haya cámaras de seguridad en muchos lugares, por ejemplo, hacen más fáciles las cosas a los investigadores, sin embargo,no hay que amedrentarse por eso y dejar que interfieran en crear historias, ya que en ellas siempre queda un cabo suelto, se produce un error humano, alguien tiene una información que no quiere compartir…y a eso debe agarrarse hoy un escritor de este género.

Ah y un último consejo ¡ hay que ver The wire!

Sam Blake
Alex Barclay
William Ryan
Dedicatoria de Alex Barclay

 

 

 

 

3 comentarios sobre “Killing for a living in Ireland

  1. Soy una apasionada de la novela negra y me ha encantado este artículo. Desde luego todo lo que dicen tienen mucha razón.
    No sabía que también entrevistabais a escritores extranjeros y me parece genial

    Una abraçada
    Montse

Comentarios cerrados.