Hoy viene a leer Eugenia Tusquets

Eugenia Tusquets

Eugenia Tusquets Trias de Bes es una artista Barcelonesa cuya carrera se ha desarrollado paralelamente en EEUU y en España.

Pintora desde hace más de treinta años  también ha cultivado diversas facetas de la escritura.

En los años setenta fue guionista del programa Tiempo Libre de TVE y, después de residir en México, ya instalada en San Francisco, ejerció como crítica de arte en diversas revistas culturales del ámbito latino californiano.

Su pintura recibió diversos galardones entre los que destacan el primer premio del concurso Bay Arts 82,  la mención honorífica en el concurso estatal Hayward Forum for the Arts y el segundo premio del concurso nacional de pintura de Marin County, California.

Ha publicado las novelas El cuadro perdido de Picasso, La seducción del Gintonic , Tú eres mi asesina (traducida también al inglés ), La pasión de ser mujer .

Acaba de publicar, únicamente en digital, una versión revisada de la primera, El cuadro perdido de Picasso.

Desde 1990 reside de nuevo en Barcelona.

Eugenia nos recibe al atardecer en su jardín, desde donde se divisa al fondo la ciudad y el hermoso mar Mediterráneo.

 

—Eugenia has vivido en muchos sitios distintos del mundo, pero ahora has vuelto a tus raíces. ¿En qué te ha enriquecido esta experiencia?

Vivir en diferentes lugares, en diferentes culturas, y no hablo de viajar, sino de integrarse, es siempre una experiencia de la cual se puede sacar mucho jugo. En mi caso, y viéndolo ahora con la perspectiva de los años, creo que fue definitivo para mi pintura el cambio brutal que representó trasladarme a México. Luego, atravesar la frontera e instalarme con la familia en EEUU significó un paso más, pero quizá no tan drástico como el anterior.

—¿Cómo te defines? ¿Escritora o pintora?

Las dos cosas en estos momentos. Por un igual.

—¿Eugenia es la suma de ambas pasiones?

Sí, sin duda. Empecé como pintora, pero ahora la escritura es igualmente importante para mí. No puedo, de todos modos dedicarme a las dos al mismo tiempo. Necesito meses de entera dedicación a una o a la otra.

—“La pasión de ser mujer” habla de Hedy Lamarr, Eleanor Roosevelt, Emilia Pardo Bazán, Virgina Woolf… mujeres conocidas por sus trayectorias profesionales, abanderadas de sus tiempos, mujeres que han dejado su impronta en la historia. Tú y Susana Frouchtmann habéis indagado mucho para descubrir intimidades y verdades ocultas.

En el libro, yo novelo un episodio de la historia de cada una de ellas que haya representado un hito en su trayectoria profesional, esa parte de su vida que la haya marcado más profundamente. A continuación, Susana Frouchtmann relata su biografía en forma de crónica periodística, es decir, destacando los capítulos más relevantes de cada una.

—Maria Callas, Mercè Rodoreda,  Santa Teresa de Jesús, Remedios Varo, Hannah Harendt, Anaïs Nin, Raquel Meller, Madame de Staël mujeres marcadas por la ambición y el inconformismo. ¿Han sido estas dos características por las que os habéis inclinado por ellas? ¿Por qué estas y no otras?

Teníamos listas interminables de mujeres que merecen no un libro sino varios,

pero solo cabían doce en el nuestro tal como lo teníamos proyectado. Las escogimos en función de que no fueran solo destacables por sus logros profesionales sino que su  vida privada tuviera también interés. Todas ellas de siglos pasados.

—¿Qué gran mujer se ha quedado en el tintero?

No puedo darte solo un nombre. Te enumeraría cerca de un centenar, igualmente memorables todas ellas. Susana y yo escogimos estas por lo que te he dicho, pero la lista es interminable.

—¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con Susana Frouchtmann?

Muy buena. Nos conocemos desde la infancia. Fuimos al mismo colegio. Le propuse la idea y aceptó encantada. Luego me encontré con la sorpresa de que ya tenía muy estudiadas las biografías de gran parte de ellas.

—Ángeles Caso en su “Ellas mismas” rescata del olvido a grandes mujeres a las que la historia pretendía ningunear. ¿Cómo viviste tu experiencia cuando hace treinta años tu obra empezaba a salir a la luz? ¿Te pusieron trabas por ser mujer? 

La verdad es que no…

Lo que creo que ocurre es que la mujer tiene mucho más difícil que el hombre llegar a lo más alto en cualquier profesión,

escalar  ese último tramo hacia la cumbre, pero no necesariamente cuando empieza. Hablo de hoy en día, claro. Las mujeres de nuestro libro hicieron auténticas heroicidades para ser reconocidas.

—En “Tú eres mi asesina” cambias de registro. Es una novela negra.

Tangencialmente negra. También es una novela muy psicológica.

—Ambientada en México, el descubrimiento de la gran Remedios Varo nos acerca al personaje que después retomas en “La pasión de ser mujer”. ¿Por qué te fascina esta pintora?

Por su surrealismo, tan personal y diferente del de sus colegas masculinos. Y porque su obra nos transporta a un mundo inexplorado, único, lleno de sorpresas.

—¿Qué descubriremos en “El cuadro perdido de Picasso?

En él relato una historia real pero inédita de Picasso; descubro un secreto que muy pocos conocieron y que  el artista se llevó consigo a la tumba.

—Tu escritura contiene odas a la pintura, no faltan referencias ni alusiones al Arte. ¿Cuando escribes, necesitas de la pintura?

Lo que seguramente necesito o más bien dicho… de lo que echo mano es de las vivencias acumuladas a lo largo de los años pintando. Sin ellas no podría haber descrito de la misma manera los entresijos del mercado del arte, ni podría haberme metido en la piel de los personajes artistas.

—¿Explícanos sobre tus métodos y tus costumbres al escribir?

No soy metódica en el sentido estricto de la palabra, es decir, no soy rutinaria, pero sí muy constante y tozuda en el trabajo. Cuando emprendo una nueva obra la llevo en la cabeza todo el tiempo, tanto si estoy en el estudio como en el supermercado o andando por la calle.

—¿Tienes un próximo proyecto?

Casi siempre tengo algún proyecto, después, claro, del normal posparto cuando termino el anterior. Ese posparto me dura un tiempo que depende de lo cansada que esté, de la época del año, de la necesidad de tomarme unas vacaciones…

—Ya sabes que concluimos nuestras entrevistas con esta pregunta: ¿Qué libro te cambió la vida?

Era muy jovencita cuando leí El diario de Ana Frank.

Me inspiró una primera novela muy inocente, ilustrada por mí misma,  que escribí con muchísimo esfuerzo y luego encuaderné con la grapadora.

Lo guardo en una caja con muchos otros recuerdos, aunque roto, porque en una  de nuestras peleas cotidianas con mi hermano, cuando éramos niños, el que sufrió fue el libro.

 

Podéis conocer más sobre ellahttp://eugeniatusquets.com/home/

 

 

 

Un comentario sobre “Hoy viene a leer Eugenia Tusquets

  1. Eugenia es una gran artista. Mucho más que una artista. Es polifacética Soy un gran admirador de sus cuadros y también de sus libros. Sólo puedo animarla a seguir trabajando para deleitarnos con sus obras.
    Me ha encantado esta entrevista, directa e inteligente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *