Espuelas de papel, de Olga Merino

Esta es la segunda novela de Olga, publicada en 2004.

Se retrata la Barcelona de los 50. Una ciudad que recibe oleadas de inmigrantes luchando por una vida solo un poco mejor. La protagonista, Juan, una chica Sevillana emprenden rumbo a la ciudad para reunirse con su padre que malvive trabajando en la construcción. Ella encontrará trabajo en la casa de las Monterde, personajes trasnochados, que viven de un saqueo de joyas y gemas que hizo la madre durante la guerra civil.

En la ciudad se palpan las heridas de la guerra civil por todas partes y Juna aprende a base de decepciones, que mezcla con recuerdos tristes de hambre y desesperación en su pueblo natal. Recuerdos de personajes como Chachachica, su madre casi siempre preñada, su padre refunfuñando porque “no quería campo” y lo tiene que trabajar a la fuerza.

Una historia de amor entre dos incomprendidos nace en el piso de Llibert, el relojero, cansado de vivir, que trabaja clandestinamente para las Monterde. En ese piso encuentra Juana un remanso de paz, se refugia de las Monterde y poco a poco se aturde en el amor imposible con ese hombre, veinte años mayor que ella y que la deja por que le desea un futuro mejor para ella.

La incertidumbre rodea las vidas de los personajes en esta ciudad convaleciente aun que es un protagonista más de la trama.

El título nos parece fabuloso. Explicado en estas palabras de Chachachica: “Cuesta arriba van todos los caminos, y esta vida es tirar hacia delante sin mirar atrás, siempre hacia delante, siempre, aunque tengas que picar el vientre del caballo con espuelas de papel” (pág. 145, repetidas en pág. 211).

 

 

 

2 comentarios sobre “Espuelas de papel, de Olga Merino

  1. No conocía a Olga más por su colaboración periodística. Vuestro blog me ha animado a leer esta novela y me he quedado gratamente sorprendida por la calidad de la escritura de esta gran profesional de las letras. Una novela triste y hermosa a la vez, todo un canto al amor, a la supervivencia, a los sentimientos mutilados de las personas. Felicidades Olga y gracias por haberme dado la oportunidad de haber disfrutado tanto con esta lectura. Y felicidades por vuestro blog.

Comentarios cerrados.